Marta Zelaia

“CASITA!”

Del 18 de junio a 31 de julio 2021

UNA casita PARA VER EL MUNDO

Cuando Marta Zelaia (Urdúliz, 1962) nos propone este título, no sabemos si nos está abriendo las puertas de su casa, invitándonos a entrar en un espacio arraigado, cercano y propio, o se está refugiando y protegiendo del exterior en él. Abierto y cerrado, mencionado desde el psicoanálisis como modalidad espacial femenina. Personas, recuerdos, la historia familiar permanece estática dentro del recinto del hogar, del templo: nacimientos y muertes, felicidad y desgracia, los combates ganados y los que se han ido a pique. A veces una piedra que rechaza ser penetrada.

En todas las obras de esta exposición, la artista revela un carácter de intimidad asociado a sus raíces, a la diferente forma de observar el entorno cercano desde su rol de mujer, como parte significativa de la familia, destinada también a mantener y perpetuar las tradiciones y los recuerdos, a pesar de lo complicado que pueda resultar en muchas ocasiones. Su manera de entender el término casa, no solo como un continente, sino como un espacio interior afectivo, narrado con la historia cultural, política, con las conversaciones y los hechos que quedan impregnados en sus paredes, contradiciendo a veces los parámetros culturales propios, o un deseo humano de expansión, abundancia y comodidad.

Con todos los materiales que Marta utiliza existe un vínculo profundo, poseen el similar significado simbólico de padre y madre. Las maderas de los árboles frutales, el cañamazo, el algodón, el papel, han sido elegidos en el entorno cercano, en la tierra, porque revelan una belleza natural y se pueden articular en un proceso de construcción íntimo, manual, cosiendo, trenzando, acariciando con cuidado las superficies. Quien trabaja la tierra no ve la naturaleza como un bello cuadro, pero puede ser profundamente consciente de su belleza. Estas palabras de Yi-Fu Tuan nos sirven para entender la forma en que la artista mira entre lo que le rodea. Su entorno, su realidad serán la herramienta para ver el mundo y para situarse en el arte y en la tierra.

Para terminar, en una última lectura sobre la obra realizada, la artista dice: A pesar de que esta serie comenzó en el 2019, La Casa adquiere hoy una dimensión más amplia, sometidos como estamos al confinamiento forzoso desde la aparición de la pandemia que nos asola. El contexto, el tiempo vuelven a transformar la narración de lo hecho, lo expresado y la manera de acercarse al refugio, al templo, a la tierra y al arte.

Chelo Matesanz

Marta Zelaia (1962) vive y trabaja en Urdúliz. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco en la especialidad de pintura en 1987, recibió la Beca para la Creación Artística de la Diputación Foral de Bizkaia 87/88, y fue seleccionada en premios como Ertibil’86 y Ertibil’87, entre otros. Entre sus numerosos exposiciones y proyectos destacan los recientes BIG MASTER, un trabajo en proceso cuya primera parte mostró en la Sala Rekalde de la Diputación Foral de Bizkaia (Bilbao, 2018), la exposición colectiva Komisario Berriak, en Azkuna Zentroa (Bilbao, 2019), Big Paper FIG19 dentro de la propuesta Big Paper, y la individual “Iturrigardenea” en La Taller (Bilbao, 2019).