Manuel Diego Sánchez

“DES-TERRITORIO”

Del 31 de marzo al 24 de mayo

manuel_diego_sanchez_01

manuel_diego_sanchez_03

manuel_diego_sanchez_04

manuel_diego_sanchez_05

 

Separación / Distinción / Pérdida / Negación / Contrariedad / Anomalía / Privación -del TERRITORIO-

El trabajo que Manuel Diego Sánchez exhibe en esta exposición tiene como punto de partida el concepto “archivo”, definido este como una “huella física” o “presencia muda” en la que las cosas hablan por sí solas en lugar de hablarse entre sí.

Un archivo creado a finales de 2014, durante una residencia artística en Nevada (EE.UU.) genera el  caldo de cultivo de este proyecto que gira en torno a la migración, a la diáspora humana en la zona, y a las distintas conexiones que se crean entre identidad, paisaje y pertenencia a un lugar.

El concepto de “desterritorialización”, que da título a esta exposición, es entendido por el artista en términos de alteración del lugar al que todo individuo se  siente perteneciente. El trabajo de Manuel Diego Sánchez trata sobre la memoria y sus imágenes, busca interpretaciones contemporáneas a través de documentos recuperados y reconstruye la memoria colectiva a partir de historias individuales donde confluyen identidades, culturas y emociones.

Una selección de imágenes intervenidas mediante pintura, luz o elementos escultóricos, son tratadas como dispositivos mnemónicos que dan lugar a nuevas imágenes cuyo significados quedan abiertos, imprecisos e indeterminados. Se plantea así un juego entre la descontextualización del individuo y los límites –a veces físicos- de su relación con el espacio.

En definitiva Manuel Diego Sánchez establece una constante reflexión sobre el paisaje y su manipulación, la imagen y sus registros y la re-representación, que le permite cuestionar qué sucede con la identidad personal y territorial en el momento mismo en que se lleva a cabo un desplazamiento, como lo es la migración, donde la movilidad de sujetos produce un descentramiento de identidades al llevar consigo la representación simbólica de su propio territorio. Y a través de este proceso, el artista establece un campo de tensiones entre conceptos como diáspora, identidad, registro, empatía, memoria, frontera, etc.